Experiencia SXSW

25

Un festival inigualable por Juan Pedrero

Aunque ya había visitado la ciudad de Austin en algunas ocasiones, esta última fue diferente, ya que fue marcada por una experiencia inolvidable, mi primer SXSW. Al principio, me sentía lleno de energía y ansioso por lo que me esperaba, pues este evento ha ganado notoriedad por ser uno de los festivales de cine, arte, música y tecnología más variados e interesantes del planeta. Sea como sea, el entrar al Austin Convention Center es inexplicable, te sorprende la majestuosidad del recinto, su vibra y la energía de numerosos participantes, coordinadores, animadores, artistas, vendedores y múltiples personalidades con los que se llenan sus salones y todas las calles de “Downtown” Austin.

Una de las principales atracciones de la fiesta es la proyección de películas. Como entusiasta del cine, no pude contenerme para empaparme y llenarme de orgullo al ver las distintas contribuciones de nuestra cultura; ni sorprenderme con lo espectacular que son los distintos géneros cinematográficos, las películas de todo el mundo y los cortometrajes de exploración que este tipo de festivales pone a la vista de todos.

Posiblemente, una de las películas más significativas que vi fue «Problemista»; una comedia del director Julio Torres, ambientada en la ciudad de Nueva York, que cuenta la historia de un migrante de El Salvador y sus obstáculos para alcanzar el sueño americano cargando la presión de que su visa de trabajo se va a vencer. Esta historia cambia su rumbo cuando el protagonista comienza una excéntrica amistad que, por coincidencia, se vuelve su única oportunidad de permanecer en los Estados Unidos. Siendo también un migrante en este país, esta comedia fue muy entretenida y una película con la que muchos podemos identificarnos.

Sin embargo, más allá de las proyecciones, SXSW demostró un alto nivel de alcance inventivo y de encuentros intuitivos que empujaron los límites de la narración y el compromiso de la multitud. Desde establecimientos “mind blowing” de realidad virtual, hasta puestos inteligentes con redes cerebrales de Inteligencia Artificial; la celebración ofreció un deslumbrante cúmulo de tecnología que realmente marcará el futuro y el cual, oscurece la línea entre la mano de obra y la innovación.

Las múltiples experiencias de Inteligencia Artificial fueron un espectáculo: soluciones visuales, médicas, de entretenimiento y para el trabajo no dejaron de sorprender. Uno de los visuales más impactantes que presencié fueron los Hologramas que, sin dudarlo, intenté captar innumerables veces en foto o video sin éxito hasta que me comentaron que tenía que ajustar la velocidad a mi cámara del teléfono para poder capturarlo. Sin duda … ¡Algo nuevo para mí! 

Podría seguir escribiendo sobre los cientos de experiencias que me impactaron, pero sin duda, lo más destacado fue la celebración: la oportunidad de convivir con artistas, productores de cine, creadores de todo el planeta, que son, las personalidades más imaginativas y motivadoras del mundo del entretenimiento y tecnología, las mismas que hoy en día dictan el futuro, forman equipos y nuevas empresas.

Como podrán leer, SXSW superó mis expectativas en todos los sentidos. Esta semana, estuvo marcada por el despertar de un lado creativo e imaginativo que no conocía de mí, el cual, fue enriquecido por una fantástica variedad de personas y personalidades a los que hoy, orgullosamente, puedo decir que se convirtieron en mis amigos, socios o gurús y en los que encontré una diversidad maravillosa de puntos de vista (algunos muy peculiares, otros muy entusiastas) qué juntos armonizaban y creaban lo inimaginable. 

En definición y como conclusión, Austin SXSW 2023 fue un conjunto de encuentros casuales con todo tipo de personas que llenaron de una energía y vibra artística, creativa y futurista cada rincón de las calles del centro de Austin. Esta celebración es, sin duda, un “must” para todas las personas interesadas en el cine, arte, música, encuentros tecnológicos e innovación; pero sobre todo, para todo aquel que busca conocer y abrir su mente hacia horizontes que jamás pensó llegar.

Nunca dejo de sorprenderme y, no cabe duda que SXSW 2023 es de las experiencias más interesantes que me ha tocado vivir. Sin embargo, al resumirlo, siempre hay una constante en lo que más disfruté del viaje y eso es: la compañía de mi familia Fernanda y Juanjo y de mis amigos Sofía, Regina y Fernando. Gracias por hacer de mi primer SXSW algo inigualable.