En febrero se llevó a cabo un concierto para coro, orquesta y solistas de la OFEQ donde participó Anaid

ANAID SUÁREZ

Música para vivir

Como hija de dos pianistas concertistas recibió sus primeras lecciones de música

desde antes de nacer y a lo largo de su infancia y adolescencia
¿Cómo llega en tu vida la decisión de dedicarte a las artes?
Siempre viví rodeada de arte pero nunca me pareció que la música fuera mi camino, me apasionaba hacer teatro así como leer libros y enciclopedias de historia del arte; elegí la carrera de Licenciatura en Artes Visuales con especialidad en Artes Plásticas de la UAQ, aprendí mucho y me sigo dedicando a ella dentro de la enseñanza de las artes plásticas y la producción personal; una vez terminada la licenciatura me invadió la nostalgia y el deseo por regresar a la música, así que en 2008 ingresé al Conservatorio, decisión que cambió mi vida para mejor en un 100%.
¿Qué significó para ti estudiar música?
Estudiar música a una edad donde ya no se esperaría fue dar un giro bien grande y bien bonito, me abrió caminos y experiencias que no hubiera imaginado, hacerlo siendo adulta me permitió vivirlo de manera más consiente, disfrutando cada paso y agradeciendo cada nueva oportunidad. La música es maravillosa, me volvió una mejor persona y más feliz.
¿Cómo fue tu experiencia en el Conservatorio de Música ‘José Guadalupe Velázquez’? Numerosos músicos queretanos reconocidos han iniciado allí sus estudios, el Conservatorio es y ha sido un segundo hogar para los que estudiamos o enseñamos ahí, es un lugar lleno de magia que recibe a quienes aman la música y que permanece en pie a pesar de tantas vicisitudes que ha atravesado; en lo personal tengo muchas cosas que agradecer al Conservatorio, mi formación profesional en la música, el aprendizaje de la hermosa labor de la enseñanza musical y sobre todo la oportunidad de hacer música.
¿A qué te dedicas actualmente?
Tengo a mi cargo la Coordinación del Área de Iniciación Musical y es una gran dicha el poder devolver al Conservatorio un poco de lo mucho que me sigue otorgando en lo profesional, en lo musical y en lo personal. A su vez y desde hace seis años formo parte del Ensamble de Música Antigua LUMINARIUM donde hago voz y toco las autas, es un grupo de ocho integrantes que tocamos principalmente música vocal e instrumental de los siglos XVI y XVII; y algo que nunca he dejado y me encanta son las clases de Artes Plásticas para niños y adoles- centes.
¿Qué crees que se necesita hacer para que la sociedad aprecie más el arte, los eventos y a los artistas mismos?
Si como individuos tuviéramos la costumbre de asistir a eventos culturales lo disfrutaríamos como cualquier otra actividad de recrea- ción, el problema es que hemos vivido por décadas bajo la premisa de que la música de concierto, el teatro o ir a exposiciones es aburrido; si las personas se dieran la oportunidad de asistir a uno de estos eventos descubrirían cuan rica y cuan agradable es. Afor- tunadamente todavía hay muchos artistas que nos dedicamos a las artes; mientras exista la oferta, el púbico tendrá oportunidad de asistir, conocer y disfrutar. «