Mariana Núñez Urquiza

Licenciada en Nutrición FB @NutraClinique [email protected]

¡ViVa México!

Salud, salud…

Para poder cuidarnos a pesar de las fiestas patrias es importante estar conscientes de lo que consumimos y evitar excesos

Ya vienen el mes patrio y las celebraciones con todo lo que esto implica; pues si bien los mexicanos somos destacados en varios aspectos, en temas de festejo nadie nos puede igualar.
Es por demás sabido que nuestra gastronomía es una de las más destacadas y deliciosas del mundo, pues el folclore que se degus- ta en cada bocado es único; pero también el exceso de harinas, grasas, calorías y sodio que se consume bocado a bocado, lo que nos ha colocado en los primeros lugares en problemas cardiovasculares, obesidad y diabetes.

Pero… si además de los platillos típicos que consumimos recurrentemente dentro de nuestro país, le agregamos que generalmente estos se acompañan por, una de dos, refrescos y/o bebidas alcohólicas, el riesgo aumenta aún más. Por eso quiero profundizar un poco mássobre el tema del alcohol como ‘complemento’ de nuestro festejo durante estas estas patrias y en nuestra rutina en general.

Primero que nada, hay que saber que el alcohol no aporta ningún nutrimento, pero sí aporta un montón de calorías en cada trago que rápido se registran como exceso, y en el cuerpo todo lo que es un ‘exceso de calorías’ (que no se alcanzan a quemar o a metabolizar) se va a depósito de grasa. Para entender esto de manera más sencilla, utilizaremos como referencia las calorías de una tortilla, comparadas con las que te da una bebida promedio de las que se sirven con refresco, pero es importante aclarar que nutricionalmente ‘no son lo mismo’.

Por ejemplo: con diez bebidas alcohólicas tipo cuba o paloma (45ml de alcohol y 250 ml de refresco), se pueden consumir todas o más de las calorías que un individuo debería consumir a lo largo de un día (aproximadamente 2000) esto equivaldría más o menos a unas 31 tortillas.

Resumiendo, una paloma o una cuba servida con refresco regular equivalen a entre 3 y 3.5 tortillas, mientras que una lata de cerveza de 350 mililitros a unas 2.5. Entonces, imaginemos que si un platillo típico de esta temporada es una orden de cuatro o cinco enchiladas, acompañada de una deliciosa paloma, en realidad no solo se consumen 4 o 5 tortillas, sino… 7 u 8, suponiendo que tomaran un trago de alcohol y consumieran un solo antojito mexicano ¡Sorprendente! ¿No? Tranquilos… la solución no es dejar de tomar, sino además de mod- erar el consumo, elegir bien. Pues por otro lado, beber tequila ‘derecho’ (un caballito de 45ml) acompañado solo de limón o con refresco light o agua mineral, equivale a 1.5 tortillas ¿Un poco mejor no?

De cualquier manera, es importante saber que si se piensa beber alcohol debe ser de manera moderada y equilibrada con el consumo detortillas o harinas para no caer en los excesos, al nal todo con medida es mejor, ahora sí ¡Salud! «