[email protected]

RAFAEL E. SIBAJA ZEPEDA,

Abogado, Socio Propietario en “Sibaja & Asociados, Law Firm, S.C.”

 

Las razones que explican la victoria de Donald Trump y del Brexit

La crisis del Estado del bienestar y el desencanto con la ‘democracia’ son algunos de los motivos detrás del éxito de Donald Trump y del Brexit.

Donald Trump en EEUU, el Brexit británico y el auge del populismo se explican en razón del declive económico de la clase media, la creciente xenofobia en Occidente, la crisis del Estado del bienestar y el desencanto con la democracia representativa.

Buscar soluciones a esos problemas es el reto más importante al que se enfrentan los países occidentales, el ‘mérito’ de Trump y de los defensores del Brexit ha sido que han sabido conectar con la rabia y la frustración de una parte de la población y han ganado proponiendo soluciones fáciles a problemas complejos.

El ‘nazismo’ no está a la vuelta de la esquina, porque, las restricciones institucionales son insorteables en Occidente, donde hay líneas que ningún gobernante puede cruzar.

La gente tiene razones y derecho a estar enfadada, y mirar para otro lado esperando que capee el temporal, como se ha venido haciendo en los últimos años, es una receta para el fracaso. Las causas de este fenómeno, engloban desde el enfado de los perdedores de la globalización hasta el temor de muchos a la pérdida de la identidad nacional en sociedades cada vez más diversas y su impacto real sobre el empleo.

La frustración ante los menguantes recursos para mantener el Estado del bienestar y la indignación ante la falta de representatividad de muchos aspectos del sistema democrático, en un mundo cada vez más globalizado que ha dejado obsoleto el concepto de soberanía nacional. Todas esas realidades amenazan a la sociedad abierta y al orden internacional de las últimas décadas y aunque ha generado al calor de la globalización grandes beneficios económicos, también ha producido crecientes desigualdades materiales y de oportunidades en las sociedades avanzadas.

Entre las recetas a aplicar para revertir esta situación se encuentran: introducir mecanismos ‘compensatorios para los perdedores de la globalización’ que redistribuyan mejor los enormes niveles de riqueza que genera, subrayar las ventajas de la diversidad y preparar a la ciudadanía contra el cambio tecnológico dándole recursos para adaptarse al cambio. Se necesitan poner en marcha mejores políticas de integración de los emigrantes y refugiados, punto que resulta ser clave con la crisis humanitaria en la que estamos inmersos.

Debemos explicar mejor los límites a los que se enfrenta el Estado del bienestar y las reformas que necesita para ser sostenible, abriendo nuevos espacios y canales públicos para que la ciudadanía pueda sentirse representada. «