Magdalena Morales

Tiene 22 años, sus padres son músicos cubanos por lo que creció entre melodías y cuerdas, siempre con el sueño de tocar algún instrumento

Música en la sangre

La joven queretana es Licenciada en Música con especialidad en violoncello por el Centro Universitario de Estudios Musicales

¿Cómo fue tu introducción al mundo de la música?
Cuando naces dentro de una familia de músicos es normal que, así como aprendes a hablar aprendas el lenguaje de la música, des- de los 2 años empecé con clases de iniciación, a los 5 tomé el piano y a los 11 aproximadamente me enamoré del violoncello. ¿Por qué escogiste el cello?
Siempre me pareció un instrumento con una voz especial. Es uno de los instrumentos más románticos por excelencia, es profundo y después de tantos años juntos he creado un lazo irrompible con él.
¿Cuánto tardaste en dominarlo y tocarlo a la perfección?
Un músico es un eterno estudiante; dominar un instrumento a la perfección es una cosa demasiado complicada por no decir impo- sible, no solamente por las tantísimas dificultades técnicas, también por los diferentes estilos a dominar y el enorme repertorio que existe, harían falta un par de vidas extra para aprenderlo y dominarlo todo, la música es lo que te puede hacer acercarte a la perfec- ción, eso sí es perfección.
¿Qué tan difícil es aprender a tocar este instrumento musical?
Es tan difícil como dominar cualquier arte o deporte a un alto nivel. Requiere de muchas horas de estudio, un buen guía y mucho, mucho amor.
¿En qué piensas o te inspiras cuando te dispones a crear música?
Es una pregunta difícil, al tocar con mi instrumento es importante ubicar el contexto y saber acerca de la obra y vida del compositor, en base a eso buscas siempre una referencia para inspirarte, lo demás viene de adentro; esto difiere a la hora de escribir música, ya que es más sencillo pues es algo espontaneo, depende de mi estado de ánimo o mis vivencias más remotas.
¿Has tocado dentro de alguna orquesta?
En el pasado he tenido la increíble oportunidad de tocar con la Orquesta de Cámara del Estado de Querétaro, y mientras me encon- traba en Madrid estudiando logré tocar dentro de la Orquesta de la Universidad en la que estaba inscrita.
¿Tienes un artista favorito?
En lo clásico Shostakovich y Rachmaninoff, en lo menos clásico Asgeir.
¿Qué sueño quieres cumplir dentro del ámbito musical?
A futuro cercano continuar mis estudios en Europa, lo demás debe ser un acuerdo mutuo entre el cello y yo. «