Mariana Núñez Urquiza

Licenciada en Nutrición

FB @NutraClinique

[email protected]

¡SALUD!

Su alta capacidad antioxidante aporta grandes beneficios a nuestro cuerpo, especialmente en patologías cancerígenas, cardiovasculares y neurodegenerativas
El vino es una bebida conocida y consumida en varias partes de mundo, pero es especialmente habitual en la dieta mediterránea, una de las zonas con menor incidencia de enfermedades cardiovasculares a nivel mundial; lo que ha generado desde hace ya varios años

un gran interés entre los investigadores por esta bebida y los beneficios que aporta a quienes lo consumen con regularidad.
Sé lo que está pensando mi querido lector… Ahora tiene el pretexto perfecto para beber vino en abundancia; sin embargo, el contenido

en alcohol del vino puede contrarrestar estos efectos con un consumo elevado, por lo que el vino es bene cioso para la salud, siempre ycuando su consumo sea moderado; es decir un máximo de dos copas al día en hombres y una en mujeres, sí y solo sí, no existe alguna otra patología agregada que contraindique esta recomendación.

Aunque el vino tiene múltiples componentes, su potencial preventivo y antioxidante se atribuye principalmente a su alto contenido en polifenoles: sustancias formadas por varias moléculas, que se encuentran distribuidos ampliamente en la naturaleza, donde ayudan a reg- ular funciones metabólicas, absorber radicales libres, además de poseer propiedades antimicrobianas o antifúngicas. Como los polifenoles tienen como principal función ‘defender’, es interesante saber que se encuentra principalmente en la piel de los vegetales (cáscara que cubre y protege a los frutos).

Los polifenoles del vino se forman a partir de la acumulación de azúcares en el zumo de las uvas (mosto) que actúan como sustrato (alimento) para el inicio de una serie de procesos químicos que al nal darán lugar a la parte activa de los polifenoles en el vino.
Es importante saber que la concentración de polifenoles es mayor en el vino tinto que en el blanco, esto se debe a que el proceso devini cación del vino tinto se produce con el hollejo (piel delgada que recubre la pulpa y el grano). Las levaduras y los hollejos son losque desencadenan la fermentación espontánea en los vinos tintos y rosados, mientras que en los vinos blancos, el contacto del hollejo con el mosto es muy corto.

Existe una amplia variedad de polifenoles encontrados en el vino: desde compuestos relativamente sencillos producidos por las vides, hasta sustancias sumamente complejas formadas durante el envejecimiento de la uva, así como otras extraídas por el vino de la maderade los barriles. Así pues, la composición final de polifenoles es diferente a la encontrada en el mosto de la uva, ya que el proceso de vinificación modifica su contenido; pero el resultado es siempre un antioxidante sumamente poderoso que hace que el vino no solo sea bueno de sabor, sino también muy bueno para la salud.

A brindar por eso… ¡SALUD! «