La expresión emocional y la creatividad.

64

Por: Aline D´Martin

Los pilares básicos en el proceso de enseñanza- aprendizaje son tres: la creatividad, las emociones y la motivación. Esta última es el motor de cualquier ser humano. En ocasiones no reconocemos nuestros propios deseos, y cuando se vive una vida sin sueños, nos volvemos aburridos. Somos seres activos por naturaleza y, por tanto, deseosos de placer.

La importante tarea de conocer nuestros deseos y trabajar el conocimiento de uno mismo mediante la creatividad fomenta el desarrollo de nuestra autoestima, algo imprescindible para la integridad personal y que nos ayuda a crecer como individuos.

La Creatividad, emociones y motivación no son términos que se den aisladamente o sean independientes, sino que se potencian y sostienen entre sí. La motivación y el interés de las personas está determinado por el balance entre sus prioridades, sus gustos e intereses.

El expresar las emociones ha sido una constante a lo largo de la historia, considerando que esto se hacía a través de dibujos y distintas representaciones, más allá de las palabras.

Los bebés interpretan poco a poco las expresiones faciales de sus padres desde corta edad. Incluso entre las culturas hay emociones que son básicas y que se reconocen cien por ciento, como pueden ser entre las culturas oriental y occidental, aunque son muy diferentes, hay emociones reconocibles en ambas.

Por ejemplo, en investigaciones con pacientes mías, mujeres con Cáncer, cuando expresaban sus emociones negativas su bienestar general mejoraba.

Podemos decir que la creatividad es la capacidad de generar cosas nuevas, diferentes y de valor. También podemos decir que es la capacidad que tiene el cerebro para llegar a resultados diferentes solucionando problemas de una forma novedosa.

Debemos de conseguir un equilibrio entre aspectos racionales y emocionales cuando desarrollamos el tema de la creatividad. Pues hemos de encontrar ese punto intermedio entre la emoción y la razón, logrando así un funcionamiento conjunto de los dos hemisferios del cerebro. Usar los dos hemisferios implica estimular las reflexiones críticas y a la vez las creativas.

Hemos de trabajar con las emociones para conseguir entender la información de manera lógica. Ser demasiado racional dificulta la expresión de los sentimientos, así como si se es excesivamente emocional se retrasa el estudio racional.

Una persona creativa es una persona que está contenta consigo misma, con lo que hace. Algo que sí podemos afirmar es que no hay personas sin creatividad y que, como cualquier otra cualidad, debe ejercitarse desde que somos niños.

Por último, debo decir que a partir de la comprensión del desarrollo del pensamiento creativo, cada uno está en la libertad de buscar la forma de crear, de mantener una mente abierta a nuevas maneras de ver las cosas, debemos aprender a ver más allá de lo que podemos ver, de lo que es tangible y que ya está explicado o definido, y trabajar en la creatividad y con ella. Solo con mente abierta, creativa y soñadora podremos construir o reconstruir un mejor mundo.

Escribir diariamente sobre lo que agradecemos, nos permitirá cumplir nuestros deseos y trabajar nuestra comunicación emocional.

[email protected]

@aline_dmartin