lo

NUTRICIÓN Columna

WWW.NUTRACLINIQUE.COM

MARIANA NÚÑEZ URQUIZA NUTRA CLINIQUE
LICENCIADA EN NUTRICIÓN

 FODMAPS
Este término hace referencia a hidratos de carbono de cadena corta y de moléculas pequeñas, contenidas en ciertos tipos de alimentos que son utilizados principalmente como aditivos en productos comerciales o que se encuentran de manera natural en algunos alimentos, pero que en circunstancias especiales de salud, vale la pena restringir para evitar malestar (principalmente a nivel intestinal).

Las moléculas de los FODMAPS son poco digeribles en el intestino delgado, por lo que pasan directo al colon (intestino grueso), donde se quedan mayor tiempo y se fermentan, causando una sintomatología anormal dentro del proceso de absorción de nutrimentos. Suelen ser causantes de distención, flatulencia, meteorismo y dolor abdominal e incluso, llegan a desencadenar diarreas.

Los FODMAPS son causantes de ‘intolerancia alimentaria de tipo adquirida’, es decir, dan sintomatología de mal absorción por la falta de cierta enzima que se encarga de metabolizar (digerir) esos hidratos de carbono.

La palabra FODMAPS es acrónimode: monosacáridos (fructosa y galactosa), disacáridos (lactosa y sacarosa), oligosacáridos (fructanos y galactanos) y polioles (sorbitol, manitol y xilitol). Y cada uno de estos se encuentran contenidos en diferentes alimentos, tales como: jarabe de maíz de alta fructosa, concentrados de fruta, productos light con edulcorantes artificiales, chicles sin azúcar (tipo Trident), algunas frutas como pera, plátano, durazno, entre otras. Productos lácteos y sus derivados, productos laxantes altos en ‘inulina’ (por ejemplo: Activia), jaleas, algunos productos de panadería, leguminosas tales como: habas, lentejas, garbanzos, etc. La lista parece ser complicada e interminable, pero en realidad puede manejarse de manera práctica y sencilla con la asesoría de una nutrióloga experta en el tema.

La importancia de conocer las fuentes de FODMAPS es clave para aprender a reconocer qué alimentos los contienen naturalmente y cuáles son agregados en ciertas dosis a productos ya elaborados, pues el consumo excesivo de cada uno o en conjunto, son los desencadenantes del malestar intestinal. Un experto en el tema, puede ayudarle a identificar si existe intolerancia solo a un tipo de FODMAPS y le enseñará a no sobrepasar la ingesta diaria recomendada del mismo; pero también le puede ayudar a reconocer si hay intolerancia o síntomas con más de uno de estos grupos de alimentos e indicar una dieta baja en FODMAPS.

Si usted mi querido lector, regularmente batalla con alteraciones intestinales, no dude en solicitar asesoría profesional, pues quizá requiera de aplicar cotidianamente y en forma una dieta LIBRE DE FODMAPS para alcanzar su pleno bienestar. Estoy a sus órdenes como profesional experto en el tema, para el diseño de esta y otro tipos de dietas especializadas. «


%d bloggers like this: